Datos y Datas

No se celebra, se conmemora

0

El Día Internacional de la Mujer, 8 de marzo, es una fecha para conmemorar y no para celebrar.

Conmemoro la lucha que por tantos años llevamos las mujeres para alcanzar una verdadera igualdad, evadiendo estereotipos, modelos culturales machistas y toda clase de estigmas, socialmente y equívocamente aceptados.

Desde el año 1975, distintas organizaciones a través de un sinnúmero de eventos, han buscado visibilizar la lucha constante y los enormes esfuerzos que mujeres y niñas en todo el mundo han realizado, con el único fin de abrirse día a día un camino más igualitario.

Por eso desde mi ciudad, Santa Marta, conmemoro este día; porque celebrarlo sería hacer una fiesta por todas las luchas y los hechos históricos, llenos de sacrificios y pérdidas de vidas de mujeres que durante años buscaron y lograron la participación y el liderazgo pleno y efectivo de las representantes de este género en todos los escenarios, donde tenemos cabida y lo hemos hecho con honorabilidad, excelencia y profesionalismo.

Conmemoro este día 8 de marzo, recordando solemnemente con un acto de reconocimiento, a todas las mujeres del mundo; pero, sobre todo a las mujeres de mi Ciudad, Santa Marta, que han tenido el poder de atreverse a ser y hacer, lo que las apasiona.

Y aquí es válido todo lo que legalmente es permitido, porque aún decidir solamente cuidar, administrar y dirigir una casa, es válido, si es lo que te apasiona y te hace feliz; porque es la valentía de luchar por tus sueños hasta tocarlos y disfrutar el camino que las ha llevado allí.

Como Mujer, reconozco y admiro a todas las mujeres que el miedo no las paralizó, sino por el contrario, nos empujó a atrevernos a ser mujeres reales, femeninas, coquetas, sensibles, inteligentes, capaces, multifacéticas, autónomas, independientes y, sobre todo, con criterio.

En este día no hay nada que celebrar; pero sí mucho que conmemorar, recordar la voz de las que ya no están e invitar a todas las mujeres a que su voz comunique su inteligencia y propósito de crecer y hacer crecer a otras, en un momento histórico, donde la autogestión social es la clave para la superación de todos los problemas sociales.

¡Conmemoremos el Día Internacional de la Mujer!