Datos y Datas

Realidad del ‘Mes rosa’

0

Durante todo el mes es habitual ver y sensibilizarse con las campañas de #octubrerosa #todoscontraelcancerdemama #tócate #cuídate, desde la Administración Distrital se lidera siempre la prevención del cáncer de mama, lo cual es plausible.

Sin embargo, siendo la salud un Derecho Fundamental, además de la aceptación de las campañas de prevención del cáncer de mama entre las carteras del Gobierno Local y entidades privadas, no es suficiente, en el marco de la conmemoración del ‘Mes rosa’.

Muchos apoyamos el autocuidado, la sensibilización enfocada al autoexamen como acción clave para una detección temprana y un diagnóstico a tiempo que salve vidas de mujeres y hombres; es por ello que en nuestra Ciudad la Fundación Corazón Rosa, es la de mayor  trayectoria y abanderada de ésta causa; hago mención  de ésta Fundación liderada por la abogada y diseñadora  Johana Mancuso, como un reconocimiento al acompañamiento integral en lo concerniente al cáncer de mama, pues no solo trabaja en la fase preventiva, sino que también acompaña durante la enfermedad y el post de la misma y, por su puesto, denunciando los casos de desprotección del derecho a la salud.

Deteniéndome en varias entrevistas a hombres y mujeres que padecen cáncer de mama en nuestra Ciudad, es totalmente acorde con la realidad de nuestro País y mucho más de Santa Marta, donde toda campaña no supera más que globos, titulares, camisetas y cintas, como un conjunto de piezas de logística dentro de una oportunidad a veces para la corrupción; pues se requiere además un acompañamiento integral a las mujeres mayoritariamente víctimas de ésta enfermedad.

El diagnóstico del cáncer de mama genera, a partir de su detección, una transformación en quien lo padece; pero, sin duda alguna genera la necesidad de ser protegido en su derecho a la vida, toda vez que aparecen con ello gastos de transporte, gastos para la salud, gastos en la vivienda, comunicaciones y alimentación.

La carga financiera familiar asociada con el cuidado de la mujer con cáncer de mama genera cambios y alteraciones en las dinámicas familiares que desequilibran el entorno familiar, son altas las sumas de dinero invertidas en los desplazamientos a la Ciudad; por ejemplo, para las mujeres que se encuentran domiciliadas en zona rural y ni qué decir de los costos de tratamientos no POS de alto costo, mientras éstos son autorizados por la EPS, asignada.

La Defensoría del Pueblo mediante su último informe sobre las tutelas, detectó un alto incremento en la presentación de las mismas contra las EPS, por patologías como en cáncer, enfermedad calificada de alto costo.

En este ‘Mes rosa’, el llamado es a los entes encargados de hacer monitoreo y control a las EPS que prestan sus servicios en el Distrito de Santa Marta, para que un bien púbico, como lo es la salud, no siga convirtiéndose en un negocio rentable, con la mirada cómplice de la Defensoría del Pueblo y de la Secretaría de Salud.

¿Sabían ustedes que en Santa Marta casi un 20% de las personas diagnosticadas con cáncer de mama, deben necesariamente acudir a la acción de tutela, para que les garanticen el derecho a la vida, a través del suministro oportuno de medicamentos oncológicos y la práctica de procedimientos como las quimioterapias?

Pues no solo eso, otro 10% debe acudir a los PQR de las EPS como Coosalud, Medimas, Coomeva, Saludvida, Capital Salud y Nueva Eps; como mecanismo para que les garanticen la salud ante el desespero, el abuso y la arbitrariedad de las EPS, las cuales han encontrado en la ciudad de Santa Marta un paraíso para incumplir en la prestación de sus servicios, a tal punto de incurrir en desacatos a los fallos judiciales.

Conociendo ahora, la realidad del ‘Mes rosa’, ¿es suficiente una campaña de prevención? ¿Se requieren acciones propias de su función, con planes desde la agenda de gobierno que conminen a la garantía y protección de la salud y por conexidad de derecho a la vida, de quienes sufren el cáncer de mama?

¿Quién pone en cintura a las EPS para su cumplimiento en la prestación efectiva de los servicios?